La unidad del cuerpo de Cristo

Iglesia de Cristo Unción y Gracia

Por el Pastor: Yampier Pardo

 La unidad de la iglesia es un anhelo de nuestro Señor Jesucristo, el deseo de Él es que cada uno de nosotros como parte de su pueblo seamos uno en todo.

Como iglesia debemos recordar que somos parte de una familia que Dios ha establecido y que debemos vivir en armonía demostrando que en verdad somos parte del cuerpo de Cristo.

Como iglesia debemos tener Unidad.

Juan 17:6-11 RV 1960

6  He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra.

7  Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti;

8  porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.

9  Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son,

10  y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos.

11  Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.

La unidad de la iglesia, ha sido una petición que nuestro Señor Jesucristo hizo al padre.

Juan 17:20-21 RV 1960

20  Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,

21  para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

Es por eso que como iglesia debemos aceptar el deseo de nuestro Señor Jesucristo, la unidad de la iglesia no es una opción es en verdad la voluntad de Dios.

Como iglesia debemos ocuparnos de ello, debemos esforzarnos por demostrar que en verdad hemos creído a la palabra de Dios y estamos firmes en la Fe. Viviendo en unidad como hijos de Dios.

Juan 17:22-23 RV 1960

22  La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.

23  Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

La unidad del cuerpo de Cristo es un testimonio valioso que damos al mundo de que en verdad el amor de Dios permanece en nosotros.

Como iglesia no podemos compartir de la palabra, del amor de Dios del Evangelio, si en nosotros no hay unidad.

Juan 17:21 RV 1960

21  para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

Nuestro Señor Jesucristo nos ha dado de su gloria, nos dio su palabra, nos ha enseñado a vivir en armonía en unidad como verdaderos hijos de Dios. Viviendo en el amor que hay en Dios.

Juan 17:25-26 RV 1960

25  Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste.

26  Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.

El amor es la clave para vivir en unidad, es importante que en cada hijo de Dios exista el amor, pero ese amor debe ser el mismo con que Dios nos ha amado.

26  Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.

El amor que Dios ha tenido para nosotros es un amor incondicional, es un amor que cubre multitud de pecados, es un amor que perdona y nos acepta a pesar de lo que hemos hecho.

Cuando ese amor permanece en nosotros podemos vivir en unidad, en armonía tal como nuestro Señor Jesucristo desea que vivamos, amándonos unos a otros.

1 Pedro 4:8 RV 1960

8  Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.

Es por eso que en la iglesia de Cristo no debe existir enemistad, discordias, rencor porque el amor debe permanecer en nosotros y ese amor es perdonador tal como Dios nos perdona a nosotros.

1 Juan 1:9 RV 1960

9  Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Las divisiones en una iglesia son o existen por la falta de amor y perdón a nuestros hermanos.

Analicemos como estamos en este momento. sí como iglesia, como familia, en verdad estamos viviendo en el amor de Dios, si damos testimonio que somos parte del Cuerpo de Cristo porque en nosotros existe la unidad que nuestro Señor Jesucristo anhela de nosotros.

Debemos agradar a Dios haciendo su voluntad ya que el amar a nuestros hermanos no es una opción es un mandamiento que debe cumplirse.

Juan 13:34-35 RV 1960

34  Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros;(F) como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

Y esto dará testimonio del amor de Dios en nuestras vidas y que en verdad hemos creído en nuestro Señor Jesucristo.

35  En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Descargar PDF