¿ Porque necesito a Jesús ?


¿Porque necesito a Jesús?

Por el Pastor: Yampier Pardo

La Biblia nos lo dice: «Nadie es justo. Nadie entiende nada, ni quiere buscar a Dios. Todos se han alejado de él; todos se han vuelto malos. Nadie, absolutamente nadie, quiere hacer lo bueno. Sólo dicen cosas malas; sólo saben decir mentiras. Hacen tanto daño con sus palabras, como una serpiente con su veneno. Hablan con amargura y maldicen a la gente. Fácilmente se enojan y matan a cualquiera. A dondequiera que van, todo lo destruyen y lo dejan destrozado. No saben vivir en paz, ni respetan a Dios.»
Romanos 3:10-18 TLA

Es eminente la condición del ser humano, y en base a la maldad que hay en él, Dios decidió que traería Juicio sobre la humanidad.

El Señor vio que la gente en la tierra era muy mala y que todo lo que siempre pensaban no era más que maldad. Lamentó haber creado a los seres humanos en la tierra y esto llenó su corazón de tristeza. Entonces el Señor dijo: «Borraré de la faz de la tierra al ser humano que yo he creado. Destruiré a los seres humanos, al ganado, a los animales pequeños, y a las aves del cielo porque lamento haberlos hecho».
Génesis 6:5-7 PDT

Lamentablemente la palabra ya está dicha, aunque en un principio no era este el plan de Dios; cuando el formo al hombre lo hizo con el propósito de vivir eternamente y que habitara en esta tierra lleno de su presencia y en comunión constante con él, pero desafortunadamente el hombre peco y fue apartado de la gloria de Dios.

Pero a pesar de todo esto, el anhelo de Dios no es destruirnos, el quiere que nos salvemos, que haya un arrepentimiento en nosotros, que tengamos la humildad de reconocer nuestros pecados y vengamos a él, para que no seamos destruidos.

pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
2 Pedro 3:7-9 RV 1960

En esa paciencia que Dios nos ha tenido y en el anhelo de que ninguno perezca, El nos ha provisto la Salvación a través de nuestro Señor Jesucristo.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Juan 3:16 RV 1960

Pero es necesario creer en él y aceptarle como nuestro Salvador; Es muy importante entender que sin Jesús no podemos ser salvados de la condenación, ya que él es el único medio que hoy tenemos para volver a estar en comunión con Dios, Jesús es el camino para volver a casa.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Juan 14:6 RV 1960

Por lo tanto, si creemos en él, Dios salvara nuestras vidas, pero si no lo hacemos seremos condenados por nuestra incredulidad.

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
Juan 3:17-18 RV 1960

Es por esto, la necesidad que tenemos de creer en el hijo de Dios, porque de otra manera seriamos condenados a destrucción; pero hoy es la oportunidad de venir a él, de aceptarle, de arrepentirnos, de confesar nuestros pecados, para ser salvos y tener vida por medio de Jesús.

Descargar PDF